INFLUENCIA LATINOAMERICANA EN EL MUNDO DEL ARTE, HOMENAJE AL MAESTRO CARLOS CRUZ-DIEZ

Los artistas, son historiadores de su realidad y a través de ellos hemos podido medir el paso de los años y entender a las civilizaciones pasadas; además, el arte es un llamado a problemáticas y fenómenos importantes del ahora. 

Latinoamérica ha tenido la tradición a través representaciones artísticas como la danza, la pintura, el cine, entre otras, de exhibir ante  el mundo los acontecimientos socio-culturales, llamando la atención de un público global en el día a día de sus diversos países. 

El mundo ha sido influenciado en ambas vías por el arte y la cultura latina, a través de su comida, la forma de ver el mundo, así como de representarlo. Esto ha creado oportunidades de explorar esta basta identidad latina en relación a otras culturas, el aporte y su gran legado; teniendo en cuenta que más de 53,000,000 de latinos viven en los Estados Unidos, cifra que inclusive supera el número de habitantes de muchos países en la región Latinoamericana. 


Históricamente importantes artistas Latinoamericanos, han creado y marcado a Estados Unidos con sus obras, que hoy se convierten en la herencia de la cultura latina en este país. Trazos de los aportes que estos maestros nos dejan hoy en día, se encuentran con orgullo en edificios históricos, centros culturales, importantes colecciones institucionales, y grandes parques y espacios públicos. Estos artistas han ayudado a que el mundo se informa de nuestras culturas Latinoamericanas y entiendan nuestra historia. Artistas como Tania Bruguera en la Habana, Fernando Botero y Oscar Muñoz en Colombia, Tomás Saraceno en Argentina, y muchos otros que hoy en día representan la diversidad de cultura y pensamiento del continente latino. 

Particularmente los artistas del movimiento Cinético, con enfoque en la percepción de la forma, el color y el espacio, llega desde Europa a Latinoamérica alrededor de los 50´s, en la que la escena del arte se encuentra en crecimiento. Es debido a estas influencias que se abre un gran camino de oportunidades para los artistas latinos, cuya obra solía ser en el mejor sentido de la palabra, tradicionalista y pictórica. 

Entre los artistas experimentando con estos nuevos movimientos se encontraban en Argentina: Tomás Maldonado y Jorge de La Vega y en Uruguay: Rhod Rothfuss. Sin embargo, un notorio grupo de artistas también sobresalen por sus investigaciones y legado cultural en Venezuela: Jesús Rafael Soto, Alejandro Otero y Carlos Cruz-Diez. La concepción artística de estos últimos, genera un boom en innovación en el mundo del arte, cambia completamente el panorama para los artistas Latinoamericanos, en donde pasa de ser representaciones de la cotidianidad, a ser investigaciones profundas de fenómenos científicos a través del Movimiento Cinético.

El arte Cinético de Soto, Otero y Cruz-Diez, es bien recibido y se populariza en Latinoamérica no solo por su carácter “no-político”, pero también, por su naturaleza curiosa e interactiva. Este movimiento artístico resuena en diversidad de culturas y ambientes, debido a que hace referencia a fenómenos físicos que se encuentran en el dia a dia de cualquier persona y espacio como los son la percepción del tiempo, el movimiento y color. 


El fenómeno del color, ha sido representado específicamente en las investigaciones y gran legado del Maestro Carlos Cruz-Diez, nació en Caracas, Venezuela en el año 1923 y fallece en París, Francia en el año 2019 a sus 95 años de edad; dejando un legado que representa décadas de historia para Latinoamérica y para el mundo. 

Cruz-Diez un gran pensador e innovador, profundizó sus estudios como artista en cómo el color, el espacio y la forma colaboran con elementos del espacio y la audiencia, para crear un experiencia única con su obra; que hoy en día se encuentran en grandes e importantes colecciones que incluyen tales como la del Tate Museum, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Pompidou en París y El Museo de Bellas Artes en Houston, y en el Museo de Arte Perez. 

El gran Maestro del movimiento Cinético llegó a analizar siete investigaciones del color: aditivo, Fisicromía, Inducción Cromática, Cromointerferencia, Transcromía, Cromosaturación, y Color al Espacio; creando a través de estos hallazgos, un nuevo lenguaje para la historia y teoría del color. Fue siempre un partidario de que el arte debe de ser expuesto en el día a día, no únicamente en instituciones y/o a través de exhibiciones académicas. Es por esto que su importante legado, deja trazo no solo en la historia del arte, pero también en ciudades donde ha intervenido con sus teorías, transformando el pensamiento e influyendo en diferentes sectores llamando la atención de coleccionistas, museos, catedráticos, diseñadores, arquitectos, adultos, adolescentes, niños y más, todos aquellos que vibran con su obra. 

Cruz-Diez un visionario carismático, cuyo legado continúa creciendo inclusive a través de su interés en apoyar en su camino a otros artistas a crear obras únicas, convirtiéndose en un ejemplo de cómo la cultura Latinoamericana en los Estados Unidos, ha logrado atraer influencias globales que aportan a la historia mundial, al unirse a los grandes del arte Cinético y  la historia del color. 

“Representar a través del arte el presente hoy, para en el futuro referenciar el pasado”

Raquel Serebrenik Sultan*